En nuestro colchón pueden acumularse el mal olor, los ácaros, los hongos y las bacterias sin que, en principio, lo notemos. Por eso es muy importante limpiar el colchón para mantenerlo en buen estado y proteger nuestra salud. De esta forma evitaremos la proliferación de estos problemas y que lleguen a hacer daño a nuestra salud.

Según los expertos, es importante cambiar el colchón aproximadamente cada diez años, pero esta recomendación dependerá en gran medida del uso que le demos, el cuidado que tengamos con él y su correcto mantenimiento. La limpieza es tan importante que la falta de ella puede provocar la aparición de hasta cien millones de bacterias, ácaros y hongos. Y, en consecuencia, esto afectará a tu salud y la de tus seres queridos.

Los ácaros, además, son responsables de gran cantidad de alergias respiratorias, problemas de piel, lagrimeo, dolor de cabeza y mucho más. Estos problemas empeorarán nuestro descanso, lo que nos hará rendir menos durante el día y puede desembocar en problemas de salud aún más graves.

A continuación, te daremos unos consejos y trucos para que puedas limpiar tu colchón para mantenerlo como recién comprado, alargando así su vida útil:

¿Cómo limpiar el colchón para mantenerlo con una buena higiene?

Es posible que ya desde primera hora de la mañana cometamos errores para mantener una correcta higiene de la cama. ¿La haces nada más despertarte? Pues, según los expertos, lo mejor es esperar un par de horas para ordenar la cama y abrir la ventana antes de ello para permitir que entre aire limpio y evitar la proliferación de ácaros. Es importante sacudir las sábanas y las almohadas antes de hacerla y cambiar la ropa de cama habitualmente, cada semana o dos semanas como mucho.

¿Qué son los ácaros y por qué debemos evitarlos? Los ácaros son arácnidos de tamaño microscópico que se alimentan de las células muertas de nuestra piel y que pueden provocarnos alergias respiratorias y reacciones en el cuerpo, como rojeces, picor e, incluso, eczemas.

No vale solo con cambiar las sábanas para librarte de ellos. Ten en cuenta que les gustan los sitios calientes y húmedos y que tienen mucha facilidad para traspasar la tela gracias a su tamaño microscópico. Así que pueden permanecer en tu colchón incluso tras cambiar las sábanas. Sus restos también pueden afectarnos después de muertos, así que es importante eliminarlos del todo.

¿Cómo evitar los ácaros en el colchón? Ya hemos hablado anteriormente de que estos bichitos no pueden vivir en el látex, así que es una buena opción para evitar sus nidos. Aun así, sobreviven en las fundas de estos colchones también, por lo que lo ideal es encontrar una forma de deshacernos de ellos completamente.

Una buena forma de librarnos de estos bichitos es higienizando nuestro colchón mensualmente con una aspiración para eliminar del todo estos amigos indeseados.

De esta forma, lo mejor que podemos hacer para limpiar el colchón es:

  • Abrir las ventanas antes de hacer la cama.
  • Ventilar la habitación al menos dos horas.
  • Hacer la cama, sacudiendo sábanas y almohadas.
  • Cambiar las sábanas semanalmente y eliminar manchas del colchón si fuera necesario.
  • Aspirar el colchón mensualmente.

¿Cómo limpiar el colchón si tiene alguna mancha más profunda?

No solo basta con airearlo y aspirarlo, en ocasiones hacemos manchas al colchón que es importante eliminar, porque suelen ser foco de proliferación de ácaros, hongos y bacterias. Ten en cuenta que lo mejor para limpiar un colchón es hacerlo por la mañana y dejarlo secar en una habitación bien ventilada todo el día. De esta forma evitaremos que los olores o la humedad permanezcan por la noche.

A continuación, te recomendamos cómo eliminar cierto tipo de manchas más comunes con productos naturales:

Manchas de sudor, vómito y orina

Las manchas más producidas por los infantes, como las de orina o vómito, suelen ser las más frecuentes. Y, en estas ocasiones, aunque cambiamos las sábanas y las fundas, solemos descuidar el colchón. Recuerda que, sobre todo si estos restos no se han limpiado inmediatamente, pueden traspasar y manchar el colchón, lo que hará que proliferen las bacterias y los ácaros. Por eso, no está de más revisar el colchón y asegurarnos de que lo limpiamos con efectividad.

Lo mejor para este tipo de manchas es el agua con limón. Su preparación resulta muy sencilla y es muy efectivo. Además, dejará un aroma muy agradable en nuestro colchón.

Nuestro colchón puede acabar manchado de sudor por diferentes motivos: noches calurosas, enfermedad, una mala elección de elementos nocturnos (como un edredón demasiado grueso o un colchón que no ventile bien), etc., es lo que más mancha nuestro colchón. Del sudor no se libra nadie, ni niños ni adultos y se acumula en el colchón creando una desagradable mancha amarilla que en ocasiones no sabemos cómo eliminar y que, además de problemas anteriormente descritos, pueden generar mal olor.

El vinagre blanco es muy efectivo contra las manchas de sudor y, tras unas horas, su olor desaparecerá del todo, así que no debes preocuparte por ello. También puedes probar con una mezcla de amoniaco, agua tibia y jabón líquido, pero recuerda que es importante no empapar el colchón, solo frotar con una esponja bien escurrida.

Es importante cambiar fundas y sábanas semanalmente, si el problema es mayor, para evitar la acumulación y proliferación indeseada de bacterias o de humedades que pueden tornarse en hongos.

Sangre seca

Todos hemos manchado la cama de sangre en alguna ocasión, ya sea por un granito, una herida, la menstruación… Una de las manchas más difíciles de eliminar de cualquier prenda es la sangre seca, y nuestro colchón no será una excepción.

Trata de eliminar estas manchas cuanto antes, ya que penetran con facilidad en el tejido y será mucho más complicado deshacerte de ellas. El agua oxigenada las eliminará con bastante facilidad. Si la mancha es reciente, puedes probar con agua fría o un poco de leche, para que no penetre en el tejido. Si ya ha penetrado y ni el agua oxigenada la elimina, prueba con bicarbonato.

Ácaros, bacterias y humedades

Si las manchas de sudor se acumulan y el colchón no permite una buena ventilación, pueden aparecer manchas de humedad, que a veces traen consigo pequeños hongos. Estas humedades pueden incluso estropear el colchón si no las detectamos a tiempo hasta el punto de que tengamos que cambiar este.

El bicarbonato es un producto muy usado en estos casos ya que es muy útil para limpiar nuestro colchón y, además, económico. Ayudará a eliminar la humedad, quitar el olor y deshacerse de ciertos tipos de bacterias y de los odiosos ácaros. Es importante que antes de aplicarlo, dejes secar muy bien el colchón, preferiblemente al sol y lo aspires para quitar los hongos.

Manchas resistentes

Si todo lo antes mencionado no ha funcionado para eliminar estas molestas manchas, prueba con detergente. Lo mejor es usar productos naturales, pero si no hay manera de eliminar las manchas, siempre puedes emplear detergente líquido.

Para ello usa un paño mojado con agua y rociado con un poco de detergente. Frota la mancha a eliminar y aclara la zona con agua. Después espera a que se seque muy bien.

Y si los detergentes tampoco son suficiente, recuerda que existen productos químicos más agresivos, como los disolventes. Aunque desaconsejamos su uso, porque pueden ser perjudiciales para la salud e incluso podrían llegar a dañar el colchón. Si nada elimina las manchas, puedes usarlo como última opción, siguiendo las instrucciones y con mucha precaución.

Cómo limpiar el colchón - agua con limón
El agua con limón puede ser tu gran aliado a la hora de limpiar tu colchón.

¿Cómo usar estos productos para limpiar el colchón?

Dependiendo del producto su elaboración y aplicación puede variar, pero siguiendo estos consejos no tendrás ningún problema para limpiar las manchas más comunes de tu colchón, como pueden ser las de orina, sudor, sangre, humedad o vómito.

Agua con limón

  • Hierve un litro de agua con el zumo de un limón. 
  • Una vez preparada la mezcla se rocía y se deja actuar hasta que se seque. 

Bicarbonato

  • Sobre la zona manchada coloca el bicarbonato con un poco de agua.
  • Cubre el colchón con un plástico y déjalo actuar unas ocho horas.
  • Retira el plástico y aspira el bicarbonato sobrante.

Vinagre blanco

  • Lo más efectivo es colocar el vinagre en una botella con rociador, así no verteremos demasiado y podremos esparcirlo mejor.
  • Dejar actuar unos minutos.
  • Espolvorear bicarbonato sobre el vinagre.
  • Espera a que la mezcla se seque.
  • Aspira los restos.

Si el olor del vinagre te resulta desagradable, aunque desaparecerá tras unas horas, recuerda que puedes usar el agua con limón para que deje un aroma más agradable.

Agua oxigenada

  • Empapa un paño o algodón con agua oxigenada.
  • Frota la mancha durante algunos minutos.
  • Deja actuar hasta que se seque. Recuerda que no tienes que aclararlo.

Ten en cuenta que el agua oxigenada es blanqueante y si el colchón donde vas a aplicarla tiene colores, esto puede estropearlo. Prueba primero en un trocito pequeño para asegurarte de que el resultado es efectivo.

Otras formas de usar estos productos

A veces, la mejor opción es la combinación de varios productos. Ten cuidado a la hora de mezclar productos químicos y comprueba las etiquetas y las advertencias sobre tóxicos. 

  • Dos partes de bicarbonato.
  • Dos partes de vinagre blanco. 
  • Una parte de detergente.
  • Aplica sobre la mancha y déjalo actuar unas horas.

Y si lo que quieres es limpiar el colchón con un producto que posee propiedades antisépticas, antibacterianas y, además, es muy eficaz, prueba con esto:

  • 250 gramos de bicarbonato (que puedes mezclar con agua oxigenada para que sea más efectivo) y 5 gotas de aceite esencial del árbol del té, que es uno de los mejores desinfectantes naturales.
  • Esparce la mezcla por el colchón y déjalo actuar durante una hora.
  • Aspira los restos de bicarbonato.

¡Tu colchón quedará como nuevo!

También puedes mezclar vinagre blanco con jabón líquido y agua tibia para eliminar las manchas más secas y difíciles de quitar.

¿Qué puedo hacer con el mal olor de mi colchón?

La suciedad no es el único problema, nuestro colchón puede acumular mal olor, que se traducirá en la dificultad del descanso por lo desagradable que resulta. Así que, ¿cómo limpiar el colchón para eliminar el mal olor?

El vinagre blanco del que ya hemos hablado anteriormente, tiene una acidez adecuada para neutralizar el mal olor del tejido. Usa un paño húmedo con este vinagre blanco y un pulverizador para frotar la zona de la que emana el mal olor.

El bicarbonato, de nuevo, puede ser una buena opción. Además, dotarás a tu colchón de resistencia contra bacterias y añadirás un plus de higiene. Siempre que uses este producto, recuerda aspirar bien el colchón después, para eliminar todos los restos de bicarbonato y, también, los ácaros muertos.

Puedes combinar aceites esenciales con bicarbonato para dar un aroma extra al colchón. Así olerá bien y, además, estará limpio. Cualquier aceite esencial que te guste servirá y ¡descansarás mucho mejor! El limón también es una buena opción para esta opción, mezclándolo con agua y esperando a que seque sobre el colchón, para dejar un aroma delicioso.

Cómo limpiar el colchón - perros sobre cama
El buen mantenimiento de tu colchón te ayudará a dormir mejor.

¿Cómo alargar la vida útil del colchón?

Todos hemos oído esto de que el colchón dura diez años y que hay que darle la vuelta cada seis meses. Sin embargo, hoy en día cada colchón y fabricante tiene sus propias indicaciones, así que, cuando te hagas con un nuevo colchón, ten en cuenta todo esto.

Por ejemplo, algunos colchones no pueden darse la vuelta y otros te recomiendan que alternes lado de pies-cabeza para aumentar su vida útil. Otros te sugieren ponerlo de pie unas horas cada cierto tiempo. Y otros tienen que ser volteados por estaciones.

Como decimos, esto dependerá totalmente del colchón y sus materiales, por lo que es importante que tengas en cuenta las especificaciones del fabricante. Eso sí, hay cosas que podemos hacer con todos los colchones para mantenerlos en el mejor estado posible y alargar su vida útil.

  • Pasa la aspiradora una vez al mes para eliminar restos de ácaros y polvo que es perjudicial para la salud.
  • Eliminar las manchas cuanto antes, para que no se incruste en los tejidos y haga más difícil su retirada.
  • Limpiar en profundidad el colchón una o dos veces al año.
  • Girarlo o voltearlo como el fabricante recomiende para evitar que se deforme. Ten en cuenta siempre que puede tener un lado de verano y otro de invierno, así que tendrás que girarlo dos veces al año en ese caso. Si no es así, puedes darle la vuelta cada tres meses si lo consideras necesario.

La mejor limpieza es la prevención

Una limpieza constante del colchón puede acabar por estropear su cubierta, por eso es mejor evitar que las manchas lleguen hasta él en la medida de lo posible. Usa cubrecolchones, empapadores o fundas para protegerlo.

Estos sistemas evitan que la suciedad llegue al colchón. Son muy útiles sobre todo para las camas de los niños, ya que existen los que están plastificados para retener la orina y el vómito. 

Y, además de detener las manchas, las fundas son mucho más fáciles de quitar y lavar. También podrás reponerlas si se estropean, por un precio mucho menor que lo que nos supondrá cambiar nuestro colchón.

¡Esperamos que estas formas de limpiar el colchón te hayan resultado muy útiles! Si lo que necesitas es un colchón nuevo, descubre aquí qué debes saber sobre cómo elegir un colchón.